Ayude a su hijo a pagar la hipoteca y no pague impuestos de más.

Ayude a su hijo a pagar la hipoteca y no pague impuestos de más.

Si estás pensando en donar una determinada cantidad de dinero a tu hijo para que éste pague parte del préstamo hipotecario con el que está financiando la adquisición de su vivienda habitual, debes tener en cuenta que es mejor que le hagas un préstamo en lugar de la donación. Te explicamos por qué.

Pongámonos en situación: Si donas dinero a su hijo para que realice una amortización, parcial o total, de su hipoteca, está claro que el primer beneficio para él será el ahorro de intereses. Pero quizá lo que no consideramos, es que esta donación tributa por el Impuesto sobre Donaciones (ISD). Este impuesto es progresivo, es decir, no tiene un tipo impositivo fijo, de manera que a mayor importe de donación, mayor porcentaje a pagar. Por tanto, si nos queremos ahorrar quebradero de cabeza y sorpresas inesperadas en forma de pago de impuestos, no olvides consultar cuánto has de pagar por este impuesto.

Por otra parte, si tu hijo adquirió su vivienda con anterioridad a 31 de diciembre de 2012, vendrá practicando deducción por adquisición de vivienda habitual en su IRPF por las cantidades satisfechas de su préstamo hipotecario. Esta deducción tiene un límite máximo anual de 9.040,00 €, por lo que las cantidades amortizadas de la hipoteca que excedan de este importe no gozarán del beneficio de la deducción.

Cómo deberíamos actuar si nos planificamos correctamente:

Ahorra el Impuesto sobre Donaciones. Evita que tu tenga que soportar este coste. En lugar de donarle el dinero, hazle un préstamo sin intereses. Cómo hacerlo:

  1. Firma un contrato privado de préstamo. No es necesario que lo firmes ante notario y pacta con tu hijo que no hay interés.
  2. Presenta este contrato ante la oficina liquidadora del ITP de la comunidad autónoma y liquida el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales. Te recordamos que los préstamos gozan de exención en este impuesto, por lo que no tendrás que pagar nada. Liquidar el contrato de préstamo te permitirá demostrar la fecha del documento y las condiciones pactadas.

Tu hijo mantiene sus deducciones: Como cada año tu hijo deberá devolver el préstamo, podrá mantener las mismas deducciones en el IRPF. Para ello:

  1. Pacta en el contrato de préstamo las fechas para las devoluciones anuales, sin ir más allá de la finalización del préstamo hipotecario pendiente. De esta manera tu hijo deducirá tanto la hipoteca como el préstamo que tu le haces, por lo que la cuantía de la deducción se mantendrá prácticamente por el mismo importe..
  2. Formaliza y liquida el préstamo personal en la oficina liquidadora e inmediatamente después se amortiza la hipoteca. Ha de quedar totalmente acreditado que el importe del préstamo personal se destina íntegramente al pago de la hipoteca. Si no es así, Hacienda no le permitirá a tu hijo deducir por el préstamo personal.

Pedro Yelo

Director de departamento fiscal. Especialista en procedimiento tributario. Apoyo a emprendedores y nuevos proyectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *